Presentación

     Si quieres hacer turismo por Ubeda, éste es tu Blog. En él se muestran rutas con las fotos de diversos lugares de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, desde los rincones más conocidos hasta otros que no lo son tanto, pero que no dejan de tener una gran belleza.

     Los lugares están ordenados de tal manera que se pueden recorrer en un paseo a pie. Trataré de dar indicaciones del itinerario a seguir, además de hablar brevemente de cada fotografía.

     Si se pincha cada foto, se verá a pantalla completa. Espero que disfrutes.

Palacio del Marqués de Mancera

     Empezaremos este recorrido por la plaza más famosa de Úbeda, la Plaza Vázquez de Molina, que incluye varios monumentos. El primero que vamos a ver es el Palacio o Torre del Marqués de Mancera, que está en la parte arbolada, en la zona oeste de la plaza.

     Aquí vemos toda la torre.

     En esta foto aparece el detalle que hay sobre la ventana, el niño Jesús abrazado a una cruz, entre dos niños con unas calaveras, tema de la vida y la muerte muy característico del Barroco.

     A la derecha vemos un balcón con los escudos de la familia.

_MG_2502_1c

     Delante de la torre, ocupando el centro de la plaza, aparece la estatua del maestro Andrés de Vandelvira, autor de gran parte de los monumentos históricos de Úbeda.

     En esta toma se ve la torre por su cara opuesta, en la cual se aprecia la veleta que hay sobre la cruz, y las ventanas que no existen en la parte que da a la plaza.

Cárcel del Obispo

     Este edificio está ocupado actualmente por los Juzgados. Lo único destacable es su fachada. En las obras de remodelación que se hicieron para adaptarla a su uso actual se encontró una necrópolis prehistórica cuyos restos se pueden ver en el Museo Arqueológico de Úbeda.

     En esta otra toma se ve la fachada completa.

_MG_2591_1c

Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares

     Junto al edificio de los Juzgados se encuentra una de las grandes joyas de Úbeda, la Iglesia Colegial de Santa María de los Reales Alcázares, o Colegiata de Santa María. Es un conglomerado de estilos, y antes que iglesia fue mezquita. Su construcción va desde el siglo XIII al XIX. Incluso el terreno en el que se asienta estuvo habitado desde la antiguedad. Este santuario estuvo cerrado por obras durante casi 30 años, y felízmente ya fue abierto hace un tiempo.

_MG_1102_3_1_2_tonemapped_1_1 (Custom)

     Otra toma de la fachada principal, esta vez con los árboles de la plaza delante, en plena floración.

     El edificio está unido al de los Juzgados, e incluso se puede pasar de uno a otro por su interior. Aquí tenemos una visión desde el lateral.

     En esta foto se ve con más detalle la fachada lateral, llamada “de la Consolada”.

_MG_2501_1c

     Aquí se ve la fachada desde otro ángulo, en el que se aprecia el arco renacentista y, al fondo, la nave de la iglesia.

     La siguiente toma nos muestra la fachada principal, en la que se aprecian los elementos del Renacimiento tardío, aunque esta fachada, como otras partes de la colegiata, no fue concluida hasta el siglo XIX en estilo neogótico.

     Otra vista de la fachada principal, en la que se aprecia la imagen de la Virgen en todo lo alto. Como curiosidad, esta foto se hizo un día de nieve, y si se amplía, se verá como ésta cae desde los árboles.

     Al pasar la puerta nos encontramos enfrente con una hornacina donde está la Virgen con el niño, junto a una inscripción.

     Desde la entrada se puede apreciar ya el claustro gótico con la nave de la iglesia enfrente.

     Si miramos a nuestra izquierda descubriremos en el rincón la Capilla de los Toreros, cerrada por una reja, que es parte de la antigua rejería del coro, fabricada por el Maestro Bartolomé, autor de otras rejas de la iglesia, así como de la reja de la Capilla del Salvador.

_MG_2599_1c

     Enfrente de la capilla se ven los arcos góticos que forman el claustro.

     Aquí tenemos una vista desde el patio, en el que se ve la arcada completa.

     Y desde este mismo punto se puede ver parte de una de las espadañas de la portada, con la imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de Úbeda.

_MG_2598_1c

     En la galería del claustro existía un viacrucis, hecho con azulejos, que se ha perdido, aunque se ha conservado esta bonita cruz.

_MG_2600_1c

     Alrededor del claustro existían varias capillas. Ya hemos visto una antes y aquí tenemos otra, que cuenta además con una magnífica pila bautismal.

_MG_2601_1c

     Después de ver el claustro, accederemos ya al interior de la iglesia, donde nos encontraremos con la restauración realizada después de casi 30 años de obras.

_MG_2603_1c

     En la siguiente foto, cedida por mi buen amigo Pepe Peñas, se ve toda la nave central de la iglesia, apreciándose también las dimensiones de este templo.

     La imagen de Cristo que preside el altar es bastante curiosa por la forma en que está tallada, que parece que se quiere escapar de la cruz. Se le conoce por el nombre de “El Cristo de los 4 clavos”, y podríamos pensar que es una imagen contemporánea, pero sin embargo, es el Cristo más antiguo de Úbeda. del siglo XV, que anteriormente estaba en la Iglesia de San Pedro.

Sobre el altar, la restauración dejó una magnífica cúpula bellamente policromada.

     A continuación, otra vista de la nave principal, esta vez desde el interior de la Capilla de la Yedra, que se encuentra al fondo, enfrente del altar mayor.

     Y aquí se ve el detalle de la reja de la capilla, policromada, obra también del Maestro Bartolomé.

DSC_1844_2 (Custom)

Pepe Peñas cedió también las dos fotos anteriores.

     En el interior de la iglesia hay bastantes capillas más, muchas de ellas ocupadas por imágenes de la Semana Santa ubetense. Hay otras que no tienen imágenes, como la siguiente, ocupada también por una pila bautismal.

_MG_2609_1c

         Cruzando la iglesia hacia la pared sur, podremos disfrutar de la decoración de la Capilla de los Becerra, o Capilla de San Antonio, que cuenta además con una magnífica reja hecha igualmente por el Maestro Bartolomé.

_MG_2632_1c

Esta capilla se encuentra en el rincón al lado de la Capilla de los Sabater.

_MG_2633_2c

     Sobre la entrada a esta última capilla se encuentra un relieve que representa a San José.

_MG_2629_1c

     En los meses de verano, la imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de Úbeda, es traída desde su santuario, y reposa en esta iglesia, por lo que es un buen momento para visitarla y admirar su belleza.

Aquí se ve con más detalle.

      Si tenemos la oportunidad de entrar en las dependencia de la sacristía podremos acceder a su patio, desde el que se pueden ver zonas de Úbeda, como la siguiente, en la que aparecen La Casa de las Torres y la Iglesia de San Lorenzo, que visitaremos posteriormente.

_MG_2627_1c

     También podremos observar el Valle del Guadalquivir, con las montañas de Sierra Mágina al fondo. En esta toma se las ve entre la niebla matinal.

_MG_2628_1c

     Volviendo al exterior de la iglesia, podemos apreciar el detalle de la portada, con el relieve de “La Adoración de los Pastores”.

     Y para terminar, dos fotos, una nocturna y otra diurna, con una visión general de esta portada, en la que se ven las dos características espadañas que han hecho famosa esta iglesia en todo el mundo.

     Recientemente, se la ha nombrado Basílica menor, un título que concede el Papa, y que la equipara a las catedrales, que también tienen este mismo título.

Palacio de las Cadenas

     El Palacio de las Cadenas es el nombre popular del Palacio de Juan Vázquez de Molina, que de paso, le da nombre a toda la plaza. Actualmente, este edificio está ocupado por el Ayuntamiento de Úbeda, al que se accede por la fachada de detrás, y que cuenta con un famoso patio porticado, usado en muchas ocasiones para la promoción turística de la ciudad, y por tanto, fotografiado hasta la saciedad.

     Yo me centraré de momento en la fachada que da a la Plaza Vázquez de Molina. Aquí tenemos una foto desde la zona del Palacio del Marqués de Mancera.

     Podemos observar en esta foto el edificio en todo su esplendor.

_MG_1475_2 custom

     Y en la siguiente toma, desde la puerta de la Iglesia de Santa María, que está enfrente, y en la que se ve, además, el jardín y la explanada empedrada (la lonja) que existen entre los dos edificios.

_MG_1477_2 custom

     Acabamos con una toma nocturna, en la que se aprecian perfectamente los relieves de los dos cuerpos superiores.

Palacio del Deán Ortega

     El Palacio del Deán Otega es el edificio que actualmente ocupa el Parador de Turismo de Úbeda. En esta toma se puede apreciar su fachada, junto a la explanada que tiene delante y que comparte con la Iglesia del Salvador, así como una vista general de la Plaza Vázquez de Molina, con el Ayuntamiento al fondo.

También se ve, a la izquierda, el antiguo Palacio de Don Rodrigo Orozco (en primer término), y el Antiguo Pósito, ocupado por la Comisaría de Policía.

Un detalle muy famoso de este edificio es el parteluz de este balcón de la esquina.

     En la siguiente foto, se ve el detalle de la puerta. con sus columnas, y de la rejería de las ventanas.

     Y en esta foto vemos la portada de frente, en la que se puede observar el dintel sobre columnas dóricas, en el que dos ángeles sostienen el escudo de armas del Deán. También se ve algo del patio porticado interior. Si se accede, podremos admirar, además de este precioso patio, otras zonas, como la cafetería y otro patio con estructura de madera. Vale la pena entrar.

     Aquí se ve una toma de toda la fachada, cedida por mi hermano Bernabé Jiménez.

Sacra Capilla del Salvador

     Al volver la esquina, nos encontramos con el monumento que veníamos buscando.

SONY DSC

Ese del que tanto nos han hablado.

SONY DSC

     La iglesia del Salvador, o Sacra Capilla del Salvador del Mundo, que es su nombre completo, es el monumento más famoso, no sólo del patrimonio de Úbeda, sino de todo el Renacimiento andaluz, tomado como ejemplo de las más puras líneas de la arquitectura renacentista.

        Ante nosotros, aparece en todo su esplendor, presidiendo la plaza.

SONY DSCA la derecha de la foto aparece la fachada del Palacio de Don Rodrigo de Orozco (sujeta por unos andamios). Las ruinas de este palacio las veremos en detalle en la siguiente entrada.

     En las siguientes fotos se ven detalles de su fachada plateresca, planteada como un arco de triunfo, y en ella se pueden apreciar todos los relieves esculpidos, tanto en la fachada en sí como en el mismo arco de la puerta.

     En estas otras fotos se ve el punto central del segundo cuerpo de la fachada, que es un relieve de la “Transfiguración de Cristo”.

     A ambos lados de la puerta aparecen los escudos nobiliarios de los dueños de la capilla. El de la derecha es de Francisco de los Cobos.

Y el de la izquierda, de su esposa, María de Mendoza.

     En realidad, toda la iglesia es una capilla funeraria que Francisco de los Cobos, el gran mecenas de Úbeda, construyó para acoger sus restos mortales. Cuando se accede al interior, se puede uno dar cuenta de que en realidad está viendo una capilla como las hay en todas las iglesias, pero de unas dimensiones espectaculares. Este interior se divide en dos partes, separadas por la magnífica reja, obra de Francisco de Villalpando. La parte donde se encuentran los bancos para la gente está algo deteriorada y es bastante austera, si la comparamos con la de detrás de la reja, que incluye el altar mayor y un retablo que es algo único en el mundo.

     En la próxima foto se aprecia también la cúpula de la capilla.

     A continuación, una vista más detallada de algunos elementos de la capilla. Comenzamos por la parte superior, donde se encuentra la cúpula, que sigue el modelo clásico del Panteón de Roma.

     En la próxima imagen vemos la cúpula completa.

     A continuación, la reja que separa la capilla circular de la nave rectangular. La unión de estos dos elementos geométricos es típica del humanismo renacentista.

      La reja está coronada por cuatro medallones con las Virtudes y, en el centro, el escudo nobiliario de Francisco de los Cobos.

       Si accedemos al interior de la capilla, lo primero que veremos será el impresionante retablo, cuyo original es obra de Alonso de Berruguete.

      En esta toma podemos disfrutar en detalle del conjunto escultórico, que representa la Transfiguración de Cristo en el Monte Tabor, y que, como se veía en la foto anterior, está cubierto por un gran manto cogido en varios puntos, y cuyos pliegues esculpidos en madera son una auténtica maravilla.

      En realidad, lo único que queda del retablo original de Berruguete es la imagen de Cristo. El resto fue destruido en la Guerra Civil Española por los milicianos republicanos. El Cristo se salvó porque no lo pudieron arrancar de la pared sin poner en peligro su propia integridad física. Aquí tenemos el detalle de esa figura.

La restauración del resto del Retablo es de Juan Luis Vasallo.

      Hay que decir que todo el espacio de la capilla, desde la reja hacia el fondo, está forrado de madera policromada. Los otros elementos que existen, además del retablo central, son, por un lado, las imágenes de los cuatro evangelistas, cada una en su propia hornacina finamente adornada. Aquí los vemos.

      Y por si no fuera poca riqueza, existen dos retablos más, en los laterales. El de la izquierda está dedicado a la Virgen de la Caridad.

      Aquí vemos el detalle de esta imagen.

     El retablo de la derecha está atribuido a San Francisco.

      Sin embargo, la imagen que aparece en la hornacina es de San José.

      También merece la pena contemplar el sagrario, pleno de decoración barroca.

      Pasamos ahora a la Sacristía, la otra gran maravilla de este templo, comenzando por su portada, hecha sobre la unión de las dos paredes.

      Al acceder a su interior, vemos que es una sala rectangular, austera en cuanto a decoración pictórica.

      Sin embargo, tiene una magnífica decoración escultórica, obra de Esteban Jamete, el mismo autor de las de la portada principal de la iglesia.

     Aquí vemos el detalle de una de ellas, la que está a la derecha de la entrada.

     También podemos ver la decoración del techo en la siguiente foto.

     En cuanto a la parte de la iglesia fuera de la reja, en la que están colocados los bancos para la gente, no hay mucho que decir. La decoración es infinitamente más pobre y, todo sea dicho, está bastante deteriorada en algunos sitios (se habla de una próxima restauración). Lo que destaca es el magnífico órgano, restaurado recientemente, que aparece en la siguiente foto, y en la que también se aprecia la decoración del techo.

     Después de esta exhaustiva visita al interior de la iglesia, volvemos a salir al exterior, donde observamos que, además de la puerta principal, existen dos entradas más: la que da al norte (a la izquierda de la principal) está en la llamada Plaza del Padre Antonio. Como curiosidad, en esta plaza se rodaron diversas escenas de la película “Alatriste”.

En la siguiente toma se ve la portada plateresca que da a esta plaza.

_mg_4012_1c

Se trata de un arco de triunfo con la efigie de Santiago, a cuya orden pertenecía Francisco de los Cobos, como se aprecia en la próxima foto.

_mg_4010_1c

     La fachada sur tiene una bella portada, cuya puerta suele ser la entrada habitual al interior para los turistas que la visitan. (Foto cedida por Bernabé Jiménez).

     La siguiente foto está tomada desde el solar del Palacio de Don Rodrigo Orozco, y muestra una imagen no habitual de la iglesia, puesto que el acceso a dicho palacio está restringido.

Aquí se ve el detalle de la torre desde el mismo lugar.

     Esta toma sí que es más habitual, y en ella se ve la Fuente Renacentista de la plaza con El Salvador al fondo. Esta fuente se ha convertido en un elemento fundamental dentro del conjunto de la plaza. Se dice que fue traída de Venecia para el Palacio de Francisco de los Cobos, y que, por estar este último en ruinas, se llevó al sitio que ocupa en la actualidad.

     Aquí se ve la parte superior de la fuente con más detalle.

     La última foto es la toma más habitual de este monumento, con el edificio del Parador a la izquierda de la iglesia. En este caso, es una foto nocturna que espero que sea de su gusto.

Palacio de Don Rodrigo Orozco

     Las ruinas de este palacio aparecieron en una antigua casa de vecinos frente al Palacio del Deán Ortega, Parador de Turismo, cuando precisamente los responsables del Parador compraron esta casa con la idea de realizar obras de ampliación del hotel, junto con un aparcamiento. Cuando empezaron a retirar la tierra, aparecieron estas ruinas. En la primera foto, se ve la fachada apuntalada que da a la plaza, desde el interior.

El lugar donde se encuentra la gente era donde estaban construidas las viviendas de la casa de vecinos. También se ven algunos restos sacados de la excavación. Tras las casas se descubrieron unas grandes rocas que se piensa que podrían ser unos muros ciclópeos. Sobre ellos, apareció lo que podría ser la base del palacio.

     Aquí se ve lo que podría ser un arco de entrada al palacio.

     El palacio parece estar en línea con el del Marqués de Mancera, como se puede observar en la siguiente foto.

     En su momento, toda la zona se limpió de maleza, pero ésta ha vuelto a crecer, puesto que las obras de excavación se encuentran paradas, y este recinto está cerrado y sólo se accede a él en determinadas ocasiones.

     En la siguiente foto se ve parte de las murallas, protegidas de la intemperie por esa capa de material blanco que tienen por encima. Al fondo, se ve la torre del Palacio del Marqués de Mancera.

     Desde la zona más alta se ve el  cuerpo superior y la torre de la Capilla del Salvador.

     Entre los materiales que se encontraron en la excavación había algunas cosas curiosas, como estas bolas de piedra que podrían ser balas de catapulta o de cañón.

Plaza Vázquez de Molina

     A continuación, voy a dejar unas fotos generales de la Plaza Vázquez de Molina. Como se puede ver en el plano, la plaza es alargada, y tiene dos zonas: la de la derecha es la explanada rodeada, entre otros edificios, del Parador y de la Iglesia del Salvador (al fondo). Aquí tenemos una foto nocturna de ella.

     Otra toma, esta vez diurna, es la siguiente. En ella se ve una zona más amplia de esta parte de la plaza.

SONY DSC

     Separando las dos partes de la plaza hay una zona ajardinada, que ya se aprecia en la foto anterior, y de la que tenemos otra vista en la siguiente foto, en la que se observan además las torres de la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares al fondo.

SONY DSC

     El edificio que hay junto a este jardín es la antigua Cárcel, flanqueada por una fila de naranjos que, con el final del invierno, se visten de sus frutos característicos.

SONY DSC

     En el centro de la zona ajardinada se encuentra la Fuente Renacentista, como se aprecia en la siguiente toma.

_MG_1476_1 custom

     Aquí se ve la fuente completa, con los relieves que la adornan.

SONY DSC

     Aquí se ve toda la parte Este de la plaza, con el jardín y El Salvador al fondo, en un día lluvioso, que impregna la fotografía de un ambiente más íntimo.

 

     En la siguiente fotografía se aprecia la parte suroeste de la plaza, en la que aparece el Palacio del Marqués de Mancera al fondo, la Cárcel del Obispo a la derecha y la estatua de Andrés de Vandelvira en el centro.

En esta foto se aprecia el monumento homenaje al gran arquitecto.

     Aquí se puede ver cómo aparece la torre de El Salvador detrás de los árboles.

SONY DSC

     Y en la siguiente foto, la portada de esta misma iglesia, con su lonja delante, habitualmente ocupada por grupos de turistas que vienen atraídos por la riqueza monumental de esta plaza

_MG_1103_1 (Custom)

     En la parte oeste de la plaza existe otro hermoso jardín, entre la Colegiata de Santa María y el Palacio Vázquez de Molina. Presidiéndolo, aparecen las esculturas de dos fabulosos leones, otro de los símbolos de la ciudad, que sostienen entre sus garras el escudo de Úbeda.

SONY DSC

     A continuación tenemos una nueva vista de estos leones, con la omnipresente fachada del El Salvador al fondo.

SONY DSC

     Desde el jardín central se puede observar, a la derecha, el Palacio Vázquez de Molina (Ayuntamiento) y al fondo el final de la plaza por el oeste.

     Aquí se ve mejor dicho final de la plaza, con las figuras de los dos leones y parte del jardín existente entre el Palacio Vázquez de Molina y la Colegiata de Santa María. Tras los árboles de la izquierda se encuentra la parte alta del Arroyo de Santa María, por donde seguiremos hacia nuestra siguiente etapa.

_MG_1100_1 (Custom)