Sacra Capilla del Salvador

     Al volver la esquina, nos encontramos con el monumento que veníamos buscando.

SONY DSC

Ese del que tanto nos han hablado.

SONY DSC

     La iglesia del Salvador, o Sacra Capilla del Salvador del Mundo, que es su nombre completo, es el monumento más famoso, no sólo del patrimonio de Úbeda, sino de todo el Renacimiento andaluz, tomado como ejemplo de las más puras líneas de la arquitectura renacentista.

        Ante nosotros, aparece en todo su esplendor, presidiendo la plaza.

SONY DSCA la derecha de la foto aparece la fachada del Palacio de Don Rodrigo de Orozco (sujeta por unos andamios). Las ruinas de este palacio las veremos en detalle en la siguiente entrada.

     En las siguientes fotos se ven detalles de su fachada plateresca, planteada como un arco de triunfo, y en ella se pueden apreciar todos los relieves esculpidos, tanto en la fachada en sí como en el mismo arco de la puerta.

     En estas otras fotos se ve el punto central del segundo cuerpo de la fachada, que es un relieve de la “Transfiguración de Cristo”.

     A ambos lados de la puerta aparecen los escudos nobiliarios de los dueños de la capilla. El de la derecha es de Francisco de los Cobos.

Y el de la izquierda, de su esposa, María de Mendoza.

     En realidad, toda la iglesia es una capilla funeraria que Francisco de los Cobos, el gran mecenas de Úbeda, construyó para acoger sus restos mortales. Cuando se accede al interior, se puede uno dar cuenta de que en realidad está viendo una capilla como las hay en todas las iglesias, pero de unas dimensiones espectaculares. Este interior se divide en dos partes, separadas por la magnífica reja, obra de Francisco de Villalpando. La parte donde se encuentran los bancos para la gente está algo deteriorada y es bastante austera, si la comparamos con la de detrás de la reja, que incluye el altar mayor y un retablo que es algo único en el mundo.

     En la próxima foto se aprecia también la cúpula de la capilla.

     A continuación, una vista más detallada de algunos elementos de la capilla. Comenzamos por la parte superior, donde se encuentra la cúpula, que sigue el modelo clásico del Panteón de Roma.

     En la próxima imagen vemos la cúpula completa.

     A continuación, la reja que separa la capilla circular de la nave rectangular. La unión de estos dos elementos geométricos es típica del humanismo renacentista.

      La reja está coronada por cuatro medallones con las Virtudes y, en el centro, el escudo nobiliario de Francisco de los Cobos.

       Si accedemos al interior de la capilla, lo primero que veremos será el impresionante retablo, cuyo original es obra de Alonso de Berruguete.

      En esta toma podemos disfrutar en detalle del conjunto escultórico, que representa la Transfiguración de Cristo en el Monte Tabor, y que, como se veía en la foto anterior, está cubierto por un gran manto cogido en varios puntos, y cuyos pliegues esculpidos en madera son una auténtica maravilla.

      En realidad, lo único que queda del retablo original de Berruguete es la imagen de Cristo. El resto fue destruido en la Guerra Civil Española por los milicianos republicanos. El Cristo se salvó porque no lo pudieron arrancar de la pared sin poner en peligro su propia integridad física. Aquí tenemos el detalle de esa figura.

La restauración del resto del Retablo es de Juan Luis Vasallo.

      Hay que decir que todo el espacio de la capilla, desde la reja hacia el fondo, está forrado de madera policromada. Los otros elementos que existen, además del retablo central, son, por un lado, las imágenes de los cuatro evangelistas, cada una en su propia hornacina finamente adornada. Aquí los vemos.

      Y por si no fuera poca riqueza, existen dos retablos más, en los laterales. El de la izquierda está dedicado a la Virgen de la Caridad.

      Aquí vemos el detalle de esta imagen.

     El retablo de la derecha está atribuido a San Francisco.

      Sin embargo, la imagen que aparece en la hornacina es de San José.

      También merece la pena contemplar el sagrario, pleno de decoración barroca.

      Pasamos ahora a la Sacristía, la otra gran maravilla de este templo, comenzando por su portada, hecha sobre la unión de las dos paredes.

      Al acceder a su interior, vemos que es una sala rectangular, austera en cuanto a decoración pictórica.

      Sin embargo, tiene una magnífica decoración escultórica, obra de Esteban Jamete, el mismo autor de las de la portada principal de la iglesia.

     Aquí vemos el detalle de una de ellas, la que está a la derecha de la entrada.

     También podemos ver la decoración del techo en la siguiente foto.

     En cuanto a la parte de la iglesia fuera de la reja, en la que están colocados los bancos para la gente, no hay mucho que decir. La decoración es infinitamente más pobre y, todo sea dicho, está bastante deteriorada en algunos sitios (se habla de una próxima restauración). Lo que destaca es el magnífico órgano, restaurado recientemente, que aparece en la siguiente foto, y en la que también se aprecia la decoración del techo.

     Después de esta exhaustiva visita al interior de la iglesia, volvemos a salir al exterior, donde observamos que, además de la puerta principal, existen dos entradas más: la que da al norte (a la izquierda de la principal) está en la llamada Plaza del Padre Antonio. Como curiosidad, en esta plaza se rodaron diversas escenas de la película “Alatriste”.

En la siguiente toma se ve la portada plateresca que da a esta plaza.

_mg_4012_1c

Se trata de un arco de triunfo con la efigie de Santiago, a cuya orden pertenecía Francisco de los Cobos, como se aprecia en la próxima foto.

_mg_4010_1c

     La fachada sur tiene una bella portada, cuya puerta suele ser la entrada habitual al interior para los turistas que la visitan. (Foto cedida por Bernabé Jiménez).

     La siguiente foto está tomada desde el solar del Palacio de Don Rodrigo Orozco, y muestra una imagen no habitual de la iglesia, puesto que el acceso a dicho palacio está restringido.

Aquí se ve el detalle de la torre desde el mismo lugar.

     Esta toma sí que es más habitual, y en ella se ve la Fuente Renacentista de la plaza con El Salvador al fondo. Esta fuente se ha convertido en un elemento fundamental dentro del conjunto de la plaza. Se dice que fue traída de Venecia para el Palacio de Francisco de los Cobos, y que, por estar este último en ruinas, se llevó al sitio que ocupa en la actualidad.

     Aquí se ve la parte superior de la fuente con más detalle.

     La última foto es la toma más habitual de este monumento, con el edificio del Parador a la izquierda de la iglesia. En este caso, es una foto nocturna que espero que sea de su gusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s