Iglesia de San Lorenzo

     Esta iglesia lleva muchos años cerrada, y poco a poco ha ido quedando en ruinas, sobre todo en los últimos tiempos. Menos mal que por fin se han decidido a arreglarla, aunque haya perdido el aspecto que tenía, y que la hacía única. Se trata de su espadaña rodeada por una hiedra, cuyas dimensiones se ven fácilmente en esta foto lateral tomada desde lo alto de la calle Afán de Rivera.

     En esta toma frontal se ve cómo la hiedra había colonizado la espadaña y parte de la fachada.

     Hace algún tiempo, alguien cortó las raíces de la hiedra, porque, según se dice, ésta estaba invadiendo una zona anexa a la iglesia, y en consecuencia, la hiedra se secó.

     Aquí se ve el detalle de la espadaña, y se aprecia cómo lo que quedaba de la hiedra eran sólo las ramas.

     Al restaurarla se ha limpiado la fachada, quitando los restos de la hiedra seca. Ha sido una pena perderla, pero está claro que no podía seguir en las condiciones en las que estaba. Esperemos que sea para bien y esta antigua iglesia pueda recuperarse y volver a ser usada, probablemente para actividades culturales. En la siguiente foto aparece tal y como ha quedado.

_MG_2624_1c

También han arreglado el tejado y han saneado toda la parte externa.

     En las obras se han hecho unas excavaciones en su interior que han puesto al descubierto el gran valor de esta iglesia, una de las más antiguas de Úbeda.

_MG_2531_1c

     En las siguientes fotos podemos ver algunas de las excavaciones que se han hecho.

_MG_2511_1c

_MG_2504_1c

_MG_2506_1c

     En esta última foto se observa la entrada a unas criptas donde se han encontrado bastantes restos de enterramientos, e incluso un pozo de agua.

_MG_2514_1c

_MG_2529_1c

     Siempre se ha dicho que esta iglesia estaba construida sobre una antigua mezquita, pero en las excavaciones se ha demostrado que sus cimientos están posados directamente sobre la roca viva, como se ve en la foto anterior y en la siguiente, en la que aparece el pozo de agua citado antes.

_MG_2525_1c

     Al salir de la cripta vamos a ir hacia nuestra izquierda para salir de la iglesia por la puerta del fondo, que nos llevará a una pasarela desde la que hay estupendas vistas del Valle del Guadalquivir y de toda la muralla sur.

_MG_2535_1c

     Avanzando por esta pasarela llegaremos hasta detrás de la cúpula de la iglesia, desde la que se puede ver la nave de ésta.

_MG_2546_1c

Al fondo de la imagen anterior se ve la puerta por la que hemos salido para dar la vuelta por el exterior, y a la izquierda está el arco por el que volveremos a entrar en la iglesia cuando acabe la visita por fuera de ella.

     Podemos subir a la plataforma donde se encuentra la famosa espadaña, que fue añadida al cuerpo de la iglesia unos siglos después.

_MG_2543_1c

Desde este lugar podremos disfrutar de unas vistas excelentes de la Puerta de Granada y del conjunto histórico de la Plaza Vázquez de Molina.

_MG_2536_1c

  _MG_2538_1c

     También desde aquí, se puede ver la Plaza de San Lorenzo, con el edificio de la Casa de las Torres, que visitaremos posteriormente.

_MG_2545_1c

     Bajando de nuevo hasta el nivel de la iglesia llegaremos a la sacristía a través de un pequeño patio. Al entrar en esta habitación nos encontraremos de frente con el antiguo ábside de la iglesia, lo que significa que la sacristía, al igual que ocurría con la espadaña, es posterior a la construcción de la nave principal.

_MG_2516_1c

     En la siguiente foto se ve la sacristía al completo.

_MG_2523_1c Al fondo se ve una ventana que da al sur, por debajo de la pasarela que hemos recorrido antes. A la derecha se ve el pasaje que da de nuevo a la iglesia, y que aparece en la próxima toma.

_MG_2521_1c

Se puede apreciar en estas fotos la diversidad de estilos que hay en la iglesia, desde el románico del ábside hasta el renacentista de estas columnas y de las capillas que flanquean la nave principal. Cruzando el arco volveremos a dicha nave principal.

_MG_2510_1c

     Saliendo ya de la iglesia por su puerta principal, podremos ir hacia nuestra izquierda para llegar a los Miradores de San Lorenzo, no sin antes disfrutar de la belleza de su portada renacentista.

Miradores de San Lorenzo

     Rodeando la iglesia de San Lorenzo llegamos a unos miradores desde donde se puede observar todo el Valle del Guadalquivir. En la siguiente foto se ve, junto a la baranda que protege de las caídas al vacío, una bonita puerta lateral por la que se accede a la parte sur de la iglesia.

     Junto a la pared de la iglesia podemos encontrar esta preciosa fuente.

     Desde este mirador hay una vista excepcional de la Sierra Mágina.

     En esta foto se puede observar el mar de olivos del Valle del Guadalquivir, así como los famosos cerros delante de las montañas azules de Mágina. Vale la pena ampliar la foto.

Casa de las Torres

     Si volvemos desde los miradores hacia la iglesia de San Lorenzo veremos, en lo alto de la plaza, la llamada Casa de las Torres.

     Conocida popularmente con este nombre, por las dos torres que presenta, y que enmarcan su fachada, se trata del Palacio de los Dávalos. En la siguiente foto se aprecia esta fachada.

      En esta otra toma se ve toda la portada, en la cual se aprecian los detalles superiores de la misma.

     Si se accede a su interior se podrá ver su magnífico patio renacentista.

01

     Como en todos los palacios renacentistas, existe en éste una espectacular escalera, por la que se puede acceder a la parte superior.

02

     En la siguiente toma se observa con detalle su preciosa balaustrada de piedra.

03

     Entre los arcos de la zona superior hay grabadas diversas figuras de personajes y escudos nobiliarios, así como distintas gárgolas.

04

05

     Los capiteles de las columnas también están grabados, como se ve en la siguiente foto.

06

     Aquí podemos ver los dos cuerpos de columnas que rodean el patio.

07

     Y en esta fotografía tenemos una vista perfecta de la fuente del centro. El comienzo del invierno es un buen momento para visitar este monumento, puesto que el suelo está cubierto de musgo, que reverdece en esta época, haciendo aún más bonito este patio.

08

Plaza de San Lorenzo

     Frente a la portada de la Casa de las Torres se abre la parte alta de la Plaza de San Lorenzo.

En esta plaza están ambientadas algunas novelas del escritor ubetense Antonio Muñoz Molina, como es el caso de “El viento de la luna”, basada en su propia adolescencia.

     Si nos damos la vuelta en el punto al que hemos llegado, veremos una imagen de las torres de Santa María y del Salvador asomándose sobre las casas.

     Mirando hacia la parte baja de la plaza, encontraremos la Iglesia de San Lorenzo al fondo, con el aspecto que tenía antes de su restauración.