Monumento a San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz (plano)

     Desde el final de la Cuesta del Losal, tenemos una buena vista de la parte oriental de la Plaza 1º de Mayo.

SONY DSC

     Si vamos hacia ella, podremos verla entera.

SONY DSC

     En el centro de la plaza hay un monumento dedicado a San Juan de la Cruz, obra del escultor Francisco Palma Burgos, que en 1950 lo donó al pueblo de Úbeda coincidiendo con los actos que el Ayuntamiento realizó en honor al santo.

SONY DSC

Calle María de Molina

Calle María de Molina (plano)

     Si cruzamos la Plaza 1º de Mayo volveremos a tener una vista del edificio del Ayuntamiento viejo.

SONY DSC

     En esta toma, se ven sus dos fachadas. La que da a la calle María de Molina tiene un reloj de sol labrado en la piedra.

SONY DSC

     Vamos a continuar ahora la ruta por aquí, girando a la derecha para subir por la calle Obispo Toral.

SONY DSC

Sinagoga del agua

Sinagoga del agua (plano)

     Subiendo por la calle Obispo Toral podemos observar que todas las casas son antiguas, con sus fachadas de piedra, algunas encaladas y otras no.

SONY DSC

     Al llegar al final de la calle, vamos a girar a nuestra izquierda para visitar la Sinagoga del agua.

SONY DSC

Esta casa es el resultado de unas excavaciones que se realizaron y que sacaron a la luz algunas estancias que podrían pertenecer a una sinagoga medieval. Aparte de la polémica creada entre los que dicen que lo es y los que afirman lo contrario, la verdad es que la visita de su interior es bonita y recomendable.

     Ahora vamos a bajar por la calle Las Parras hasta desembocar en la calle Real. En nuestro recorrido podremos disfrutar de este bella portada.

SONY DSC

Palacio de los Condes de Guadiana

Palacio Condes de Guadiana (plano)

     Si al salir a la calle Real desde la calle Las Parras miramos a nuestra derecha, nos encontraremos con el torreón del Palacio de los Condes de Guadiana.

SONY DSC

     Lo más llamativo del palacio del siglo XVI es su torre, construida en el XVII, en la que podemos apreciar su hermosa decoración, con elementos del renacimiento ubetense, como los balcones esquinados o la galería superior, combinados con otros de origen flamenco.

     Actualmente el palacio se ha convertido en un hotel de 5 estrellas, y con las obras se ha puesto al descubierto la fachada principal, que antes estaba oculta tras una tapia, cuando este edificio era el antiguo Convento de las Carmelitas, y cuyo patio se ha transformado en una bella plazoleta que da entrada al hotel.

_mg_4016_1c

Aquí los tenemos desde otro ángulo.

_mg_4019_2c

     En esta vista frontal destacan los balcones con los frontis triangulares partidos, con varios escudos nobiliarios, entre ellos, el central, de Don Lope de la Cueva, que dio forma definitiva a la fachada en el siglo XVIII.

_mg_4013_1c

Plaza de Álvaro de Torres

Pza Alvaro de Torres (plano)

     Ahora vamos a seguir la ruta por el callejón que hay frente a la desembocadura de la calle Las Parras en la calle Real, y saldremos a una bella plaza, llamada de Álvaro de Torres.

SONY DSC

En la foto anterior, podemos observar el Palacio de Anguís – Medinilla, del siglo XVI, construido por el doctor del mismo nombre, y que luego heredó su sobrino, Álvaro de Torres, que es el que da nombre a la plaza. Es otro ejemplo de casa solariega del renacimiento ubetense.

     Cruzando la plaza en diagonal, tendremos una vista completa de ella.

SONY DSC

Monasterio de Santa Clara

Monasterio Sta Clara (plano)

     Tras pasar por la Plaza de Álvaro de Torres llegamos al Monasterio de Santa Clara.

SONY DSC

     Se trata de un convento de clausura fundado en el siglo XIII por la orden franciscana. En él se alojó la reina Isabel la Católica en su camino hacia tierras granadinas. Lo más destacado es su portada del siglo XVIII, barroca con resonancias renacentistas, que veíamos en la anterior foto.

     En la siguiente toma, se ve el campanario de la iglesia, y el frontón con la imagen de la santa.

SONY DSC

     Aquí se ve mejor el detalle del busto de Santa Clara, con los escudos de la orden a ambos lados.

SONY DSC

     Las monjas del convento se dedican a elaborar exquisitos dulces que venden en una sala abierta al lado de la puerta principal.